jueves, 21 de agosto de 2014

Crecer

Hace un par de días vengo asombrándome con cómo pasa la vida. No sólo en cuanto a la rapidez, sino en lo que resulta. Claro, la rapidez no es poco, hace no mucho yo estaba ahí, leyendo revistas con mi mejor amiga, diciendo como íbamos a ser cuando tengamos 20. Hoy ya pasamos por muy poco los 20, y creo que no esperábamos que todo sea tan así. Hace muy poco (en lo que a mi me consta, es decir, hace unos cuatro años y medio) fui re-descubriendo la vida. Y comencé a darme cuenta que la felicidad era estar muy bien mucho tiempo seguido. No es hasta este ultimo tiempo que realmente me di cuenta de lo feliz que soy. Hoy vivo feliz, descubrí lo que me gusta hacer y si bien no soy la mejor ni nací con un don especial para hacerlo, me gusta lo suficiente como para luchar por mejorar, por preocuparme por crecer.
 Las cosas cambian, más de lo esperado, algunas personas siguen y otras quedan en el camino, muchas veces un pedacito nuestro queda con ellas, pero lo importante de todo esto, es llegar a ese punto donde te das cuenta de que lo que tenés es lo que más queres, y dejas de cuestionarte cuanto durará, o porque pasará, simplemente es y sabés que lo vas a disfrutar cada momento que dure.
En mi opinión estamos demasiado acostumbrados a la vida. Damos por sentado que todos los días tenemos alguien con quien hablar, nos damos por sentados a nosotros mismos. Damos por sentado que la lluvia es lluvia, que el sol es sol. Pero ya no nos asombramos como cuando eramos chicos, ya estamos grandes para mirar una burbuja o una mariposa de cerca, estamos grandes para salir a saltar abajo de la lluvia. Parece, a veces, que estamos grandes para la magia. Y sin embargo la magia sucede, en cada puñado de vida, en cada paso que damos, estamos acá, acá estamos. No hay otro lado más que este ni hay otro futuro más que ahora.
Solo puedo decir esto, porque es lo que me sale ahora, porque estoy absolutamente agradecida de la vida que tengo, de como me educaron mis padres, de como me acompañaron mis hermanos, de como me bancaron mis amigos, de lo bueno que fue conmigo el amor de presentarme a una persona que me hace sumamente feliz. Estoy agradecida conmigo misma por haber sabido usar las herramientas que me regaló la vida, para poder hacerme de a poco lo que soy. Vivo una vida en paz, no le jodo la vida a nadie, nadie me la jode, no guardo rencores ni tristezas, tengo muchos proyectos y sueños por alcanzar. Me siento plena, feliz y pura. Despues de todo ¿que más se puede pedir en la vida que sentirse viva?

miércoles, 26 de marzo de 2014

DONES

Existen personas que nacen con un don: personas que naturalmente tienen facilidad para realizar algo, en general lo que les gusta. Quizás por casualidad, quizás por causa de su facilidad es que le tienen más apego y amor a lo que saben hacer. Gente maravillosa, en general los grandes genios del arte (y entiendo por arte a cualquier actividad que se haga con pasión, sea matemática, estadística, pintura, música, etc.), tienen dones, lo cual no significa que no tengan que practicar o que nazcan sabiendo. Simplemente les resulta más fácil, nacen con oído absoluto, o un buen pulso, mapas mentales más caóticos, pero más desarrollados.
 Bueno... quizás yo no sea de esas personas. Nunca me resultó fácil dibujar, ni escribir. La matemática también fue un problema y no hablemos de recordar hechos históricos. Los tiempos de la música no son mi fuerte, así que siempre tuve problemas para el baile y ni les cuento para la música. Mi pulso nunca me ayudó a expresarme con pintura y mi nerviosismo-ansiedad siempre me jugó en contra para el teatro.
 Me enamoré de muchas actividades, tales como el teatro, el baile, la escritura, y la última y aún latente: El maquillaje. Ya sea artístico, teatral, de efectos especiales, social o maquillaje infantil, el maquillaje es algo en lo que por fin puedo crear y jugar, respetando parámetros y límites propios. Sin embargo, los parámetros y limites no son solo nuestros, sino de nuestro/a cliente (niños o personas adultas), son quienes nos juzgan, quienes aceptan o no nuestro arte. Así que quizás no es tan libre como otras actividades artísticas.
 Si bien sé que no nací con un talento específico para ello, logró cautivarme. No creo que haya sido por los colores o por el trato con la gente, tampoco creo que tenga que ver con ser mi propia jefa. Estoy más convencida de que viene por el lado de que esta vez, por primera vez, quiero realmente ser buena.
 Yo sé que probablemente nunca llegue a ser LA MEJOR, pero tampoco necesito serlo, eso es lo bello de los artes, son distintos, no mejores o peores, siempre y cuando se respeten ciertas normas. Por primera vez quiero crecer en algo y estoy dispuesta a hacerlo. Quizás no la tengo tan fácil como algunas personas, me llevará más esfuerzo, más tiempo llegar a donde quiero. Pero créanme, algún día lo haré.
 Otra cosa que me atrapó sobre el maquillaje, es la magia que envuelve a una mujer que no logra verse linda, cuando por primera vez se ve al espejo con sus mejores rasgos destacados. A diferencia de lo que muchos creen, el maquillaje no se trata de tapar a la persona para que parezca otra, todo lo contrario. Se trata de hacer notar lo hermosa que es esa persona, destacarle los ojos, la boca, las mejillas. No para que los otros digan "wow que lindos ojos que tiene" sino para una, para que una misma pueda darse cuenta de los ojos que tiene. No significa salir maquillada hasta para ir al supermercado, pero que cada tanto una pueda ver lo linda que realmente es, con o sin maquillaje. El maquillaje es un puente, un día te ves con los ojos delineados y al día siguiente, aunque no te delinees, vas a mirarte y decir "cierto, mis ojos, se ven lindos también así, son verdes." Se trata sobre reencontrarse con una misma.
 Quizás porque durante la primaria y secundaria fui considerada un bichito medio feo y raro es que me apasiona tanto ver eso, sentir que estoy haciendo que una mujer mire para adelante y no para abajo. Y como dije antes, no es el camino facil, mi pulso no es bueno y delinear es todo un desafío. Hacer que la sombra quede igual en ambos ojos también, pero de a poco, con mucho esfuerzo y con bastante ayuda (tanto de mi profesora Elsa como de mi amiga Fer y por supuesto mi maravilloso novio Clau, que me estimulan a seguir y a ser cada día mejor), lo estoy logrando.
 El camino es largo, pero ya me salen más cosas que la semana pasada. No va a ser fácil y va a haber muchas veces donde quiera rendirme, pero lo importante es no hacerlo.
Gracias si te tomaste el tiempo de leer esto, esta descarga que necesitaba hacer. Esta es la decisión la tomo sola, pero agradezco a los que me acompañan.
VAMOS A CRECER!!!!!

jueves, 19 de abril de 2012

miedo a enloquecer

Loca, un poco tonta me despierto cada día. Loca, un poco tonta me siento o lo soy. Loca, un poco tonta, más loca que tonta, llorando sin razón. Loca, un poco tonta, vieja para ser yo. Loca, un poco tonta, melancolica por lo que todavía no pasó. Loca, un poco tonta, queriendo ser mayor, sin darme cuenta que lo soy. Loca, un poco tonta, despidiendome todos los días, dandole la bienvenida a la vida. Loca, un poco tonta, queriendo ser tanto y con tanto temor. Loca, un poco tonta, me busco cada dia en las piedras que quiebra el sol. Loca, un poco tonta, sin sentido del humor. Loca, un poco tonta, amando a la vida, amando al amor. Loca, un poco tonta, fluyendo como el viento, sin saber adonde quiere ir, solo yendo. Loca, un poco tonta, soportandome como quien hace lo que puede. Loca, un poco tonta, preguntandome porque me quieren los que quiero. Loca, un poco tonta, sintiendo, sin más. Loca, un poco tonta, sonriendo. Loca, un poco tonta buscando no sé qué. Loca, un poco tonta, creyendo en la vida. Loca, un poco tonta, mirando a un espejo vacío. Loca, un poco tonta, volatil, fragil, extraña sin mundo. Loca, un poco tonta, deseando que la vida no se desintegre y que la muerte no me lleve lejos de lo que conozco, allá afuera, a la nada. Loca, un poco tonta, escribiendo para no pensar, pensando para escribir, escribiendo para no estar muerta, no estar muerta para escribir. Loca, un poco tonta, no te olvides de mi. Loca, un poco tonta, loca... Loca.

sábado, 17 de diciembre de 2011

La melancolía de morir en en este mundo

Imposible explicar algunas cosas. Cuando una está mareada consigo misma y no podés explicar una bostadelo que te pasa porque no hay palabras, o almenos no las encortrás. Cuando el miedo de vivir es interminable, pero sabés que estar viva es la cosa más maravillosa. Aunque no te soportes y quizás te digan cosas para hacerte sentir mejor, no es que no lo creas, es que a veces no es suficiente. Es decir, no importa si cocinas bien, si podés bailar o si creen que sos inteligente. La realidad, mi realidad, es otra. Poder explicar realmente lo que necesito, que se entienda. Y no es que no me guste que me digan que hago bien las cosas, o que me cague en todo lo que hago. Simplemente que hay más que eso. Un caos emocional constante adentro mio, mirar al espejo y no reconocerme como yo. Creo que es algo así como vivir más con el alma que con la cabeza. Como si estuviera muy separado mi cuerpo de mi alma, de mi cabeza, y soy demasiado conciente de eso. Mirar las cosas y saber que no es del todo real, lo suficiente para muchos y lo unico real para otros. No sé como hace alguna gente para vivir así como así, sólo viven. No tienen grandes conflictos internos, no tienen la necesidad de aferrarse tanto a nada porque las cosas sencillamente están y punto y eso es todo. Pasan por la vida viviendo, sin cuestionarse demasiadas cosas y eso es algo que realmente admiro muchisimo, pero también me da bastante pena. No creo que por ellos, creo que es una cuestion más egoista, por no poder lograr que entiendan realmente. Así que sentirse inutil el 90% del tiempo  es normal supongo, por más que hagas cosas bien, no justo lo que más necesitas. Vivir con un nudo en la panza y en el alma, por saber que no va a durar demasiado el mundo que uno conoce. "La melancolía de morir en este mundo y de vivir sin una estupida razón". Bueno, mi razón para vivir es amar, no creo que haya algo que vengamos a hacer, no me importa demasiado, pero lo que nos mantiene vivos, definitivamente es el amor. Amar a los que nos rodean y sentir a dos personas como almas gemelas, porque por más que no coincidas en muchas cosas, o que no entiendan concientemente lo que intentás decir, hay algo que te dice que en el fondo son lo mismo. Así que gracias a mis dos pedazos de alma, que hacen que me sienta más en este mundo. Supongo que los que más vivos estamos somos los que nos sentimos más muertos algunas veces. Pero sé que mientras ustedes respiren, yo voy a estar bien, voy a ser profundamente feliz. Aunque a veces las ganas de llorar y de reir se superpongan y se mezclen, me hacen feliz porque me hacen sentir viva de verdad.

viernes, 7 de octubre de 2011

Bronca

Bronca es eso que sentis cuando no te agradecen ni valoran mínimamente lo que haces. Bronca es lo que sentis cuando se meten en asuntos que no les incumbe. Bronca es cuando tenés tantas ganas de partirle la cara a alguien que te la bancás, y te la bancás y te la seguis bancando hasta que un día sale. Y no sale en  la forma agresiva que tenía, no sale ese salvajismo de querer agararle la cara a una persona y estamparsela en la pared hasta que se le deshaga el cráneo. Sale de una forma mucho más sana, para todas las partes. Es ahí cuando te das cuenta de cuanto pueden herir las palabras, ahi te das cuenta de tu capacidad de defenderte.
 Jorge Bucay, en cambio, decía, a través de un cuento muy bonito, que la bronca no era más que la tristeza disfrazada. Bueno, creo que tiene bastante razón. Pero no en todos los casos. Por ejemplo, yo soy consciente de donde proviene mi bronca, y sí, claro que me pone triste, pero justamente ahí es cuando sale la ira, cuando me doy cuenta que no quiero que la tristeza sea más fuerte que yo, no quiero que la gente tenga más poder sobre mi, quedándome ahí calladita sin decirles nada. Tampoco les voy a estampar la cara contra una pared, pero se entiende el sentimiento.
 Bueno, en fin, ¿que debo hacer con esa bronca? Opción A) guardarmela y esperar que sencillamente se pase, B) escribir pelotudeces en un blog de mierda que no lee ni tu hermana, C) refugiarme en el tabaco y morirme dentro de 20 años, D) Estamparle la cara contra la pared.
 Hoy voto por la B. la no me gustan ni la A, ni la D. La C tiene su encanto,excepto dentro de 20 años, así que prefiero descartarla.

Mantengan la calma. La vida es una sola, así que respiren profundo y vivan.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Siendo

Ser. La vida no te exige más, no debería ser tan complicado. Entonces, ¿porque lo es? Bueno, blog nuevo, entrada nueva, intentando mostrar lo que nunca supe cómo. Traté de desmentirme, de demostrarme escribiendo "poemas", pero no funcionó. No porque me falte ver la vida de determinada manera ni porque realmente no sepa escribir, sino porque no se puede tratar de escribir lindo realmente y demostrar todo lo que uno quisiera. Creo que me dí cuenta de eso la semana pasada, buscando una canción para dedicarle a alguien especial. No la encontré, no porque no hubiera canciones lindas, que dicen parte de lo que uno siente, simplemente porque, supongo, el amor es lo que más vivo te hace sentir (en momentos lindos o en momentos horribles), y la vida, no se puede describir en un par de párrafos.
 Este blog, a diferencia del anterior, no lo estoy haciendo para demostrar que puedo escribir, porque de hecho, la experiencia previa me hizo darme cuenta que no, sino que lo hago más como para plasmarme en "papel". Para decir las cosas que no sé como, o no sé a quien. Así que podría haber empezado con un "querido diario:", pero nah.
 Saben? soy un ser bastante emocional, sea mina o tipo el que esté leyendo esto, van a decir "bah,como el resto de las minas", bueno, mi pregunta entonces es esa. Digo, realmente, todos nos sentimos "fuera" aunque estemos "dentro", porque no podemos evitar vivir la vida que vivimos y sentir como sentimos, y creer que somos los únicos realmente vivos. En cierto punto es como si el resto de las personas fueran meros muñecos que actúan, viven, hablan, sabemos que sienten porque los vemos llorar, reír, pero no lo sabemos en profundidad, no podemos sentir como siente, entonces ahí es cuando surgen todas esas preguntas, o en algunos casos una sola, que deriva a mil cuestiones más: ¿soy normal?. Bueno, creo que no soy quien para decírtelo, creo que La loca de mierda nos alivió bastante a las minas, todas nos sentimos identificadas en algún punto, pero aún así, las reacciones quizás sean las mismas, o similares, pero cómo lo vive cada una, cada uno, es totalmente distinto. Y bueno, cuando una de chiquita empieza a hacerse éste tipo de preguntas, empieza a ver la vida como algo que está y no está, empieza realmente a ver el mundo con las leyes básicas de la física cuántica (para quienes no sepan lo que es, mirar la película "Que Rayos Sabemos?", también la pueden encontrar con el nombre de "Y tu que sabes?"), pero sin saber ni de su existencia ni de su significado, pasan cosas. Primero el no poder hablarlo con nadie porque no sabés como explicarlo, porque ni vos entendés, eso te hace tratar de no darle bola, pero no podés, porque cada vez que caminas ves sentís que el piso está y no está, cada vez que te vas a dormir, no sabes si mientras dormís vas a estar ahí o sos una masa de energía que se va a desvanecer y después volver a juntarse cuando te despiertes, etc. Pero bueno, tratás de ocultarlo, para que no crean que estás loca, podés vivir varios años así, dándole poca importancia, tomándolo como algo cotidiano. Pero llega un punto en el que no, en el que aparece alguien que parece entenderlo, lo charlas, sentís que es un guía para tu vida, la salvación. Pero no. Después te das cuenta que lo sacó todo de una jodida película, que realmente no tiene la mas remota idea de lo que pasa, de lo que TE pasa.
Ser niño es mucho más duro de lo que los adolescentes y adultos recordamos, al menos para una mente de menta. La realidad es, que siendo partículas tan volátiles de energía, la vida te pide que seas. Ahí está el verdadero problema. ¿Como ser real, material, si no lo soy? Si cada molécula mía está compuesta por vacío material y está recubierta sólo con átomos de energía en constante movimiento, ¿eso no significa que yo soy una masa amorfa y que el resto de la gente ve sólo lo que vió por primera vez? ¿Y las emociones y los pensamientos en que parte entran? ¿en el vacío o en el recubrimiento de energía? Porque si fueran ambas, es decir, vacío recubierto de energía, serían tan tangibles como creemos que somos nosotros.
 Ser... la vida no te exige más.